Madera de cerezo: una de las preferidas en la carpinería

Madera de cerezo: una de las preferidas en la carpinería

Entre los materiales más buscados para fabricar muebles, para la carpintería interior y otros trabajos de ebanistería, se encuentra la madera de cerezo. Se trata de un material resistente, de dureza media, con un acabado muy elegante que lo convierte en una gran opción a la hora de fabricar elementos de carácter ornamental o decorativo.

Cerezo: un árbol frutal

Los cerezos son árboles frutales que pertenecen a la familia de las rosáceas y cuyas hojas, flores, frutos y madera tienen un característico color rojizo, que hace que sea muy sencillo diferenciarlos de otras plantas. Aunque su origen está en Asia menor, se trata de un árbol que se adapta muy bien a las características climatológicas de todo el hemisferio norte, por lo que es posible encontrarlo en toda Europa, donde crece de forma silvestre en bosques también del norte del continente, Asia y en América del norte, donde es más sencillo encontrarlo en plantaciones específicas.

Los cerezos necesitan suelos húmedos para crecer y, aunque no son específicos de zonas templadas o cálidas, no soportan bien los vientos fuertes y las grandes nevadas. No obstante, gracias a que florecen de forma más tardía de lo normal, las flores y, en consecuencia, la supervivencia del árbol, no se ven afectadas por la nieve invernal. Los cerezos son árboles longevos, que viven alrededor de cien años, y son relativamente fáciles de cultivar ya que no necesitan grandes cantidades de agua.

El motivo principal por el que se cultivan los cerezos son las cerezas, los pequeños frutos rojizos que aparecen en verano. Estos frutos se utilizan para el consumo, ya que son ricos en vitaminas y tienen propiedades diuréticas. Con ellos también se fabrican licores.

Saber más >  Madera de castaño: usos y propiedades

Los cerezos también tienen un carácter ornamental, y es frecuente que se planten en jardines y parques como elementos decorativos. Esto ocurre a lo largo de todo el mundo, pero es especialmente relevante en Asia. En países como Japón, la floración de los cerezos se convierte en un evento de carácter cultural y que forma parte de la tradición nipona.

Además de los frutos y el uso estético del cerezo, su madera también puede aprovecharse en arquitectura, carpintería y ebanistería.

La madera de cerezo: características y propiedades

Una de las características más llamativas de la madera de los cerezos es su color. Se trata de un material que aparece en tonalidades más bien claras con un característico toque rosado o rojizo. Dependiendo de la variedad y del cultivo, los colores del cerezo pueden abarcar tanto desde tonalidades cafés más claras hasta los colores más densos del cerezo envejecido, que recuerdan a la caoba.

Las fibras rectas y el tipo de grano de fino a muy fino lo convierte en un material muy buscado para piezas ornamentales, ya que ofrece acabados elegantes y de gran belleza. Otra de las grandes ventajas de la madera de cerezo es su alta resistencia y gran durabilidad, lo que la convierte en una buena candidata tanto para el trabajo manual como el automatizado. La madera de estos árboles no presenta problemas en el serrado, el secado o el cepillado; se puede clavar y atornillar fácilmente.

Es muy fácil conseguir un acabado profesional y elegante con el cerezo, aunque no hay que perder de vista el mantenimiento de esta madera. Aunque se adapta bien a los cambios de temperatura y su flexibilidad la convierte en una buena opción para cambios de presión, se trata de una madera muy susceptible ante los ataques de hongos y otros bichos. Es por ello que hay que tener cuidado con las grandes humedades y proteger la superficie para que no penetre agua en el interior de la madera.

Saber más >  Ventanas de madera de fresno

Diferentes tipos de cerezo

Existen, fundamentalmente, dos tipos de cerezo: el europeo y el americano. Aunque son muy similares en acabado, existen algunas diferencias entre estas dos variedades.

El cerezo europeo es característico del sur del continente, crece sobre todo alrededor del Mediterráneo y se extiende por Asia central. Sus frutos tienden a ser dulces y, en comparación con otras variedades de cerezo, su madera es de mayor calidad y, en consecuencia, tiene mayores precios. Esto se debe a que es una madera más densa y resistente, por lo que aguanta mejor el paso del tiempo.

El cerezo americano, en cambio, suele tener frutos de mayor tamaño, pero su madera no tiene una calidad tan buena. A pesar de no ser tan resistente como la madera de las variedades europeas de este árbol, sigue siendo un buen material con el que trabajar y que ofrece buenos resultados.

Existen más variedades de cerezos, como los sakura que crecen en Japón. No obstante, esta variedad se utiliza sobre todo con fines ornamentales y no es tan frecuente encontrarla en carpintería.

¿Para qué se usa la madera de este árbol?

Ya que el cerezo presenta una gran flexibilidad y es fácil de trabajar, uno de sus mayores usos es en la carpintería de interior, especialmente cuando se busca el cuidado en los detalles y se fabrican piezas de carácter ornamental. Se utiliza en molduras, tarimas y frisos, aunque no resulta infrecuente encontrarla en piezas más grandes como puertas o marcos para ventanas.

Otros de los usos del cerezo en interiorismo son los chapados, ya que permite elaborar planchas finas que pueden funcionar como recubrimiento. En cuanto al mobiliario, lo más habitual es encontrar muebles fabricados con esta madera de pequeñas dimensiones, con un carácter más bien ornamental. No obstante, ya que es duradera, también tiene usos funcionales y puede aparecer en tableros de distinto tipo. Es una madera fácil de tallar, por lo que puede utilizarse también para piezas decorativas, y otro de sus usos en el mercado es la fabricación de instrumentos musicales.

Saber más >  Ventanas de madera precios

La madera de cerezo tiene unas características que la convierten en un material muy deseado y versátil, apto para muchos trabajos diferentes. Además, debido a sus preferencias de temperatura y humedad, es una madera que se conserva muy bien en el clima europeo, ofreciendo piezas duraderas y resistentes al paso del tiempo.

Deja un comentario