Ventanas de madera de fresno

Ventanas de madera: el fresno, una madera resistente que soporta los impactos

Las ventanas de madera de fresno están compuestas por un material versátil ampliamente utilizado. Sus propiedades de resistencia y calidad ofrecen un producto excelente para la fabricación de elementos constructivos. Por eso abundan los diseños finos de ventanas, puertas, muebles y armarios de cocina, entre otros.

La madera tiene la propiedad de poder adaptarse y curvarse. De ahí que la energía de deformación quede absorbida sin llegar a la rotura, propiedad ideal para fabricar ventanas y puertas.

El fresno utilizado para fabricar ventanas y puertas se extrae principalmente en Europa occidental y Estados Unidos. No obstante, es importante señalar que los elementos fabricados con madera de fresnoamericano tienen menos densidad y resistencia que los de la especie europea.

Este material es muy buscado en interiores para fabricar ventanas, muebles y elementos capaces de soportar un uso intensivo e impactos.

Tipos de ventanas de madera

Existen maderas duras y maderas blandas que influyen en los niveles de transmitancia de las ventanas.

Maderas duras

Se obtienen de árboles de crecimiento lento caducifolios y, por lo tanto, su precio es algo más caro. Tienen gran resistencia, complicando un poco las labores de tratamiento. Dentro de las maderas duras más nobles tenemos el fresno, el roble, el álamo y el nogal.

Maderas blandas

Las maderas blandas proceden de las coníferas de crecimiento rápido y hoja perenne, árboles que abundan en todos los países del mundo. Su madera es menos resistente que la del anterior grupo, más fácil de trabajar y algo más económica. Están muy extendidos en el mercado el pino, el abeto y el ciprés.

Saber más >  Madera de castaño: usos y propiedades

Las maderas blandas tienen en general colores claros y menos vetas.

Características de la madera de fresno

Color de la madera

El color del fresno es blanquecino en el caso de la albura y color café en el duramen.

Maleable y flexible

La flexibilidad del fresno es una característica que le aporta a la estructura de las ventanas resistencia a la rotura y a los impactos.

Durabilidad

Aunque es susceptible a algunos hongos, la madera europea de fresno tiene una prolongadísima vida útil.

Trabajabilidad

La madera es fácilmente trabajable, motivo por el cual el aserrado y el cepillado se realizan sin inconvenientes. Pero ha de trabajarse con protecciones, pues puede provocar irritación en la piel.

Precio de la madera

Como es un tipo de madera con buena disponibilidad tiene un precio asequible.

Propiedades de la madera de fresno

El fresno posee una estabilidad estructural excelente, y debido a su baja conductividad térmica hace gala de una notable resistencia al fuego.

Al tener una estructura porosa, mantiene un equilibrio higroscópico con el exterior, por lo que su porcentaje de humedad no sufre variación.

Es una madera noble que presenta también propiedades medicinales. Con él pueden tratarse la gripe y los resfriados, sirve para bajar la fiebre y actúa de manera eficaz contra la hipertensión y elestreñimiento.

Podemos tomar infusión de hojas de fresno para eliminar hinchazones por retención de líquidos y problemas del aparato genitourinario. También es un remedio potente para las personas con problemas de cálculos en el riñón. De hecho, la corteza del árbol se aprovecha para elaborar remedios que podemos encontrar en herboristerías e incluso en farmacias.

Saber más >  Madera de cerezo: una de las preferidas en la carpinería

Además, los elementos fabricados en fresno poseen diseños de todo tipo, pudiéndose adaptar a estilos más tradicionales o de aire rústico.

Ventajas del uso de madera de fresno en ventanas y puertas

La madera natural, en los últimos años, ha cobrado protagonismo en cuanto a la fabricación de ventanas, puertas, mobiliario y decoración de interiores. El fresno aporta la calidez de una madera noble, una buena resistencia y la virtud de aislar térmicamente la vivienda de manera eficaz.

Las ventanas y puertas fabricadas en fresno son duraderas, cualidad que se multiplica con los avanzados tratamientos de protección de la madera. Es un elemento que puede reciclarse y volver a reutilizarse para contribuir a la nueva normativa de eficiencia energética reduciendo las emisiones de CO2 atmosférico.

Para zonas urbanas con mucho ruido constituye un material excelente para el aislamiento acústico, lo que puede potenciarse añadiendo unos cristales diseñados para tal fin. Esta cualidad proviene de la celulosa, que es capaz de absorber las ondas sonoras con facilidad.

Las ventanas y puertas de fresno tienen baja permeabilidad, potenciando sus cualidades aislantes. Eso hace que esta madera sea acogedora y transmita al hogar la sensación de ser un lugar confortable y cálido. Además, los espacios pueden personalizarse con diferentes acabados y diseños.

Madera de fresno y medio ambiente

Es un material que en la construcción favorece la disminución de emisiones de gases de efecto invernadero. Y al contrario de lo que sucede con otros materiales, consume menos cantidad de energía en su elaboración, produciendo menos impacto ambiental.

Por otro lado, es un elemento que genera pocos residuos durante la elaboración del producto. Se trata de procesos limpios y amigables con el medio ambiente que favorecen la explotación forestal regional y certificada. Una correcta gestión forestal sostenible garantiza su suministro sin perder de vista el concepto de responsabilidad ambiental y social.

Saber más >  Ventanas de madera precios

Los falsos mitos de la construcción con madera

En torno al mundo de la construcción en madera se ha consolidado una serie de mitos que circulan por la red y que conviene aclarar.

En España pueden encontrarse ventanas y puertas en madera, pero en pocas casas de nueva construcción. El desconocimiento lleva a las clásicas preocupaciones sobre la durabilidad de los materiales y el temor al riesgo de incendio. Lo cierto es que repartidas por Europa se encuentran casas y elementos en madera que tienen más de dos siglos de vida frente a otros materiales como el hormigón que en algunas ocasiones apenas llegan a los 30 años.

La madera, como elemento arquitectónico, tiene una larga vida útil y puede perdurar durante varias generaciones con un mantenimiento mínimo. Esto dependerá del tipo de madera utilizada y del tratamiento que se le aplique. Las especies más duraderas no precisan atenciones especiales, y para maderas más vulnerables existen modernos y efectivos tratamientos para evitar la humedad y el ataque de los insectos.

Está claro que determinados elementos como ventanas de madera, puertas y vigas de fresno pueden permanecer siglos sin deteriorarse.

Deja un comentario