Tipos de Maderas para Ventanas

¿Qué tipos de madera hay?

Al explicar los tipos de madera no solo hay que centrarse en su origen o en si son duras o blandas. Esta clasificación es muy superficial debido a la gran variedad de opciones que han surgido en los últimos años y que se pueden encontrar en el mercado.

La industria de la madera ha crecido durante las últimas décadas, permitiendo la incorporación de productos derivados de la madera o madera industrial que, a pesar de seguir siendo madera, no pueden clasificarse dentro de un estándar tradicional, ya que solo las naturales se clasifican como tales.

Listado de maderas:

Obtención de la madera

1. Se tala el árbol y se le extrae la corteza y las ramas que puedan estar adheridas al tronco. Se forma entonces el rollizo.

2. Se procede al aserrado del tronco en tablas, por ejemplo, para después someterlas al proceso de secado.

3. Se utilizan varios métodos de secado. El primero es el más natural y consta simplemente en apilar la madera de una forma especial para que el aire pueda circular entre los tablones. Los procesos que son más modernos incluyen la inmersión de los tablones en cámaras de secado e incluso un secado de la madera a través del vapor.

Maderas naturales o macizas

Las clasificaciones más tradicionales las encontraremos en este apartado, en el que las diferentes maderas son clasificadas por su origen o dureza (por ejemplo: americanas, tropicales, europeas…). Aunque también se suelen clasificar teniendo en cuenta distintas características como el color, la flexibilidad, etc.

De manera general, al explicar los tipos de madera se suele hacer una clasificación dividida en tres grupos diferentes: tropicales, blandas y duras. Dentro de cada grupo se pueden encontrar distintos tipos de maderas con algunas características similares, lo que las hace estar dentro de un mismo grupo. Pero, de vez en cuando, hay excepciones en las que un tipo de madera no se parece mucho a las de su mismo grupo, es más, comparten ciertas características con las maderas de otras clasificaciones.

Maderas tropicales

Como ya se puede deducir por su nombre, es un tipo de madera que se origina en las zonas tropicales, aunque algunas especies también se pueden encontrar fuera de estas áreas. Es una madera muy apreciada porque es muy resistente, no solo a cualquier golpe, sino también a los hongos, la humedad y a los insectos. Suele ser un tipo de madera densa y pesada, por lo que es bastante difícil trabajar con ella. Su característica principal a simple vista es que es de color oscuro o tono rojizo. Dentro de este grupo se encuentran:

- Sapelli: de color rojizo, de alta resistencia y fácil de trabajar con ella. Está muy demandada en el mercado por su amplia variedad de usos como: muebles interiores y exteriores, carpintería de interior, torneado, chapas de decoración, etc.

- Ipe: madera muy densa, resistente y dura. Y por ello se utiliza mucho para exteriores, tanto para suelos como para pérgolas. Aunque no es extraño verla en algún tipo de mueble de alta calidad.

- Teca: madera de una calidad muy alta, normalmente, de tono marrón claro o tirando a amarillo. Muy usada también para mobiliario de exterior. Es destacable el uso que se hace de esta madera para la fabricación de barcos.

- Iroko: madera de origen africano, de hecho, se conoce como «teca africana». De color marrón y amarillo oscuro, es de alta resistencia y también se usa sobre todo para exterior.

- Jatoba: tiene una fibra muy recta y es de grano medio tirando a fino. Su color suele ser entre blanco y rojizo, pero siempre de acabado claro. Su durabilidad, así como su dureza son dos de las características que más destacan. Esta misma dureza le hace ser una madera difícil de trabajar. De este grupo, probablemente, sea la peor opción para trabajos que requieran barniz o pintura, ya que no tiene una buena impregnabilidad.

Maderas blandas

Son las que más se ven en Europa. Como su nombre indica, son maderas ligeras y, normalmente, de color claro. Debido a esto, no oponen mucha resistencia al ser trabajadas y, gracias a que la oferta es bastante amplia, el precio suele ser bastante económico. Se usa normalmente para fabricar muebles de consumo. De este tipo de madera destacan:

- Pino: fácil de trabajar y de color amarillento. Es utilizada para muchas cosas, desde mobiliario hasta revestimientos pasando por embalajes o madera laminada.

- Abeto: aunque de apariencia se parece a la madera de pino, es más ligera y más fácil de trabajar debido a su baja resistencia. Aunque los usos de estas dos maderas son muy parecidos.

- Cedro: madera en tono rojizo, ligera y con una alta resistencia, incluso a los problemas de humedad.

- Álamo: de poca resistencia y de tonos claros. Se usa principalmente para el triturado con el que después se fabricarán chapas, maderas técnicas y carpintería de interior.

Maderas duras

Son maderas que se han obtenido de ciertas especies bastante frondosas y muy frecuentes en zonas de Europa y Norte América. Son de una dureza superior y sus usos son muy variados. La madera que se extrae es para mobiliario, pero también es común encontrarla en elementos para la construcción o parqués, entre otros. No se puede dar una aproximación segura en cuanto a la tonalidad, ya que es bastante dispar. Está desde la haya, que es más bien blanca, hasta el rojo del cerezo o el marrón oscuro procedente del nogal. Entre las maderas duras se encuentran:

- Roble: tiene muchas variedades y las diferencias entre todas ellas son bastante significativas, sobre todo si se trata de tonos y resistencia. Madera dura, pesada y generalmente de tonalidades claras. Es tan frecuente su uso que se suele tomar como referente para otro tipo de maderas. Se puede ver en tallas, estructuras, parqués, muebles, etc.

- Haya: su tono natural es bastante claro, aunque a veces, cuando se trata, adopta un tono amarillento. No es muy resistente y es bastante susceptible de los ataques de hongos. Se usa en tallas y torneados, pero también en mobiliario de interior, chapas decorativas y puertas.

- Cerezo: de ligero tono rojizo, es resistente y dura. Sobre todo, se usa para realizar elementos decorativos y mobiliario.

- Nogal: madera de tonalidades marrones dependiendo de la subespecie de la que proceda. Tiene una resistencia media y es muy buscada por las personas que fabrican artesanalmente por el bonito acabado.

- Castaño: es una madera que se puede comparar con el roble por el uso que se le da y las prestaciones que ofrece. De uso extendido en el norte de la península, es de un color marrón claro muy característico.

Para clasificar las maderas naturales según la dureza lo que se utiliza es lo que se conoce como «La Escala Janka». La idea es medir la resistencia de cada madera. ¿Cómo? Golpeando la pieza de madera con una bola de acero. La pieza que más se resista y, por lo tanto, la última en agujerearse por los golpes, será la de mayor resistencia. Aunque, como no se tienen en cuenta otros tipos de resistencia como la torsión, no se puede decir que esta forma de clasificar las maderas sea la definitiva, hay más cosas que se deben tener en cuenta.

Maderas industriales o técnicas

La evolución industrial que ha sufrido el extenso mundo de la madera ha hecho que hoy en día se pueda disfrutar de productos que, partiendo de la madera natural como materia prima, la han igualado e incluso la superan en algunos casos. La clave está en el aprovechamiento que se ha hecho de lo que antes de consideraban residuos y en la reutilización de la madera. Esto permite que los precios sean más bajos y que se desarrollen nuevas técnicas como la superposición de chapas o la aplicación de productos químicos para mejorar ciertas características.

Contrachapados

Son tableros que han sido fabricados a partir de la unión de dos o más chapas de madera natural con la venta en sentido contrapuesto. Así, lo que se consigue es crear una mayor resistencia y estabilidad. Para estas chapas es frecuente utilizar una madera que sea de calidad superior para aquellas partes que quedan visibles, es decir, las exteriores. Dentro ya se utilizan otro tipo de maderas sin que realmente importe el aspecto que tienen.

La madera de los contrachapados debe tener, entre sus características específicas, la de aguantar el proceso de desenrollado, que es el proceso gracias al cual se obtienen las chapas. La especie que más se utiliza en estos casos es el chopo.

Es un tipo de madera con una alta demanda por su gran rango de usos, sobre todo para la fabricación de piezas curvadas, estructuras, muebles…

Vigas laminadas

Son unas vigas que han sido creadas para la construcción porque es una madera muy estable y con una alta resistencia. Se obtiene a partir de la unión, con cola, de varias clases que ya han sido tratadas y secadas.

Gracias a esta manera de fabricar las piezas, estas pueden llegar hasta los 30 metros de longitud, algo que con las vigas tradicionales nunca sería posible.

Paneles contralaminados

Para estos paneles se sigue el mismo proceso que para las vigas laminadas que se explicaba antes, es decir, se unen diferentes piezas de madera que ya han sido tratadas anteriormente. Gracias a este proceso se obtiene un material más resistente. Estos paneles suelen ser piezas de grandes tamaños. En la construcción se usan para formar las paredes y los suelos de una casa.

Cuando se construye con esta madera se dice que es como montar un gran puzzle, ya que hay que conseguir que las piezas previamente confeccionadas encajen para ensamblarlas.

Tipos de maderas según las partículas que la forman

Este tipo de tablas o tableros se crean a partir de partículas de tamaños diferentes, teniendo siempre en cuenta a la hora de seleccionarlas qué tamaño final se desea en la pieza. Estas partículas se prensan y se le añade resinas y otros adhesivos. Se usa para muchas cosas y gracias a esto es la madera creada industrialmente que más se consume y demanda.

Dentro de este tipo de maderas industriales están:

- Aglomerado: madera fabricada gracias a partículas de tan solo unos milímetros. Tras aplicarle unas capas de melanina, se acaba comercializando para fabricar, en su gran mayoría, muebles de interior. Es una madera muy porosa y, por lo tanto, tiene poca resistencia a la humedad y es bastante sensible a sufrir una deformación.

- MDF o Medium Density Fibreboard: fabricado con fibras muy pequeñas de madera, aunque también se utilizan hebras. Como ocurre con casi toda la madera creada a partir de partículas, su uso es casi todo para el mobiliario, aunque no es difícil verla también en revestimiento, soporte en suelos laminados, etc.

- Tableros de fibra orientada: es el punto medio entre los tableros de partículas y aquellos que son contrachapados. Se construyen juntando varias capas en sentido contrapuesto con virutas de distintos tamaños. El tablero resultante es de gran resistencia con un precio bastante inferior al contrachapado. Se utiliza para los revestimientos o elementos más estructurales, aunque no es extraño su uso en la fabricación de mobiliario.

Rechapados

Estos son básicamente tableros de aglomerados o de MDF a los que se les ha pegado una chapa de madera natural en la superfície. Así, de apariencia parece que se trate de un tablero de madera natural, pero en realidad es solo fachada. Por supuesto que el precio es muy inferior al de la madera natural.

Composite wood

En cuanto al composite wood, se trata de maderas plásticas que se crean a partir de la unión a partes iguales de resina y madera. La apariencia final de la madera depende mucho de la composición, ya que puede asemejarse mucho a lo que se entiende como madera más tradicional, o puede alejarse completamente del concepto que se tiene en mente. Gracias a su alta resistencia, se usa para los suelos de exterior.

Este sería un pequeño resumen de los tipos de madera industrial más importantes que puedes encontrar ahora en el mercado. Este sector está en constante evolución gracias a la aparición de nuevos productos y nuevas maneras de crear madera, es por ello que esta lista no puede ser definitiva.