Madera: Abedul

Características de la madera de abedul

La madera de abedul se caracteriza por ser un material bastante fino y a la vez claro, bastante usado en la parte norte de Europa para la fabricación de contrachapados y también en muebles de calidad o ebanistería. De hecho, es un material del que se habló mucho a finales del siglo XIX y a comienzos del siglo XX, de la mano de los estilos liberales, el Art Nouveau o el Modernismo.

¿De dónde viene la madera de abedul?

Esta madera proviene del abedul, que se distingue por diferentes especies y de cada una de ellas se obtiene una madera algo diferente, aunque todas pertenecen al género Betula. Las mismas son muy abundantes en el norte de Europa, desde la zona del Reino Unido hasta los primeros territorios de Rusia. No obstante, también se puede encontrar en otras zonas como Canadá, aunque esta variedad es algo más densa.

La especie de referencia y también su nombre científico es Betula pendula Roth, y el precio de esta madera no es elevado en comparación con otras maderas, siempre y cuando se compre en Europa o zonas cercanas. De esta manera, la mejor relación en cuanto a calidad y precio será en dicha zona.

Características de la madera de abedul

El color varía desde un blanco claro que puede ser incluso amarillo a tonos más suaves de naranja. No obstante, la apariencia es bastante uniforme por lo que no siempre es fácil diferenciar la albura del material. Por otro lado, la fibra es recta con algunas ondulaciones y el grano es fino.

Se trata de una madera que entraría dentro del grupo de las semipesadas con una densidad de unos 650 kg/m3 y es bastante susceptible al ataque de hongos e insectos. Además, se recomiendo que se lleven a cabo tratamientos con los muebles que tengan esta madera, así como su uso en exteriores tampoco es el recomendado.

Dispone de un secado rápido pero con riesgos de deformación, el trabajo con este material es bastante sencillo en prácticamente todas las partes del proceso hasta la fabricación del elemento final y los acabados son bastante vistosos, especialmente los que tienen barniz o pinturas, aunque los tintes sí pueden llevar a algunas formas irregulares.

Usos de la madera de abedul

Este tipo de madera suele usarse en tableros de contrachapado, especialmente en contrachapados de abedul pero también dispone de opciones de mobiliario de calidad y ebanistería, incluso con artículos deportivos y para la construcción de pasta de papel de todo tipo.

En cuanto a la carpintería de interior, se usa con molduras, frisos y rodapiés, mientras que también se puede ver con torneados y tallas, como ocurre con las famosas muñecas rusas en miniatura. Por otro lado, los usos de este árbol también son bastante curiosos dentro de la medicina tradicional pues ha sido como soluciones analgésicas, antisépticas y cicatrizantes.

En definiría, la madera de abedul es una de las mejores opciones para los muebles de interior pues los acabados de los mismos son bastante vistosos y relucientes.