Madera: Arce

Características de la madera de arce

La madera de arce es una de las más polivalentes que existen en el mercado pues no solo se trata de una madera muy usada en todo el mundo sino también por las propiedades de calidad de la misma. De hecho, es una de las maderas más comercializadas en España, siendo además un producto que tienen un color muy apreciado y que es muy demandado para determinados aspectos.

¿De dónde se obtiene la madera de arce?

Se trata de una madera que, por lo general, es económica y que comprende más de 20 especies diferentes de dicho árbol, estando la mayor parte de los mismos en Norteamérica, de ahí que llevar a cabo una generación sea más complicado. Por ello, hay que concretar que esta madera de arce cuenta con características diferenciadas en función de las variantes.

Así, el arce duro se encuentra al norte de Estados Unidos y al sur de Canadá y el arce suave crece más al sur y necesita de unas tierras más cercanas a lagos. Por otro lado, el arce duro es aquel del que se obtiene el jarabe por lo que es un producto más denso y resistente pero también es propicio para los usos más resistentes.

Características de la madera de arce

Para comenzar, hay que decir que el color es claro y va evolucionando del blanco al marrón oscuro. Además, se trata de una madera que no suele presentar defectos aunque sí es posible encontrar alguna que otra mancha. También contiene grano recto, de ahí que sea más sencilla para el trabajo hasta con herramientas manuales.

La variedad dura tiene una densidad de 705 kg/m3 y la variedad blanda tiene una densidad de 450-550 kg/m3. Ambos tipos de arce son similares respecto a la coloración pero las diferencias importantes residen en la resistencia y la densidad, pues la madera suave es más ligera aunque también dispone de una buena resistencia respecto a la deformación.

Por otro lado, el arce duro es bastante resistente a la torsión, los golpes y el desgaste, presentando también un excelente comportamiento con el trabajo de tornillos, aunque lo recomendable es usar el taladro y la cola. Igualmente, el acabado con tintes y barnices es realmente vistoso.

Usos de la madera de arce

El arce suave se usa para fabricar tableros aglomerados, pasta de papel, estructuras interiores de muebles, puertas y algunos muebles industriales; mientras el arce duro se usa para fabricar muebles de calidad, suelos de parquet, instrumentos musicales y otras herramientas.

Además, el arce duro también se usa para fabricar muebles de baño y cocinas, e incluso como elementos de encimeras. De hecho, también es bastante común encontrarlo como parte de los elementos estructurales. Y también hay que destacar que presenta unas excelentes características para el curvado de madera con vapor.

En definitiva, la madera de arce se caracteriza por ser un material realmente resistente y muy vistoso para incluirlo dentro de una vivienda en forma de mueble, sin importar la estancia en la que sea instalado.