ventanas de madera con persiana

Ventajas de las ventanas de madera con persiana

A lo largo de la historia, uno de los tipos de ventanas que con mayor frecuencia ha formado parte imprescindible de la decoración de los hogares ha sido el de las ventanas de madera con persiana. Y es que la madera y sus derivados, durante numerosos años, han sido materiales habituales que han estado muy presentes en la construcción de viviendas.

A pesar de que en la actualidad estamos acostumbrados a encontrarnos casi siempre con otro tipo de materiales en las ventanas, como por ejemplo el PVC y el aluminio, lo cierto es que opciones como la que acabamos de nombrar pueden aportar muchas más ventajas que estas otras, y es que por algo la madera siempre ha estado presente en la mayoría de hogares famiiliares.

¿Qué beneficios pueden aportar las ventanas de madera con persiana?

Una de las principales comodidades que todo el mundo busca en sus hogares cuando llega el mal tiempo es un aislamiento que permita evitar molestias. La lluvia, el viento… en definitiva, el frío, muchas veces consiguen penetrar en las estancias de nuestras casas, haciendo que tengamos que recurrir a conectar la calefacción y haciéndonos gastar muchísima electricidad.

Sin embargo, tener que recurrir a ello es algo que se puede evitar si mantenemos nuestra casa aislada, con la instalación de unas ventanas de calidad como las de madera.

En primer lugar, destaca de este material su gran capacidad aislante. Aunque muchas personas crean lo contrario, la madera se trata de un material bastante superior en aislamiento con respecto al aluminio. En términos de islamiento térmico se encuentra muy cerca del PVC.

Por otra parte es un material que, a diferencia del PVC y del aluminio, permite una gran variedad de diseños. Su acabado nos facilitará darle a tu hogar el toque que queramos: más rústico, más moderno, más tradicional… Además, desde este punto de vista meramente estético y decorativo, la madera destaca por su nobleza. Disponer en nuestros hogares de este tipo de material puede aportar la sencillez y la naturalidad que tanto se busca en las estancias, así como la calidez y el confort de un verdadero hogar.

En tercer lugar, es importante destacar la transmitancia térmica de su marco. Es la cantidad de energía que puede llegar a atravesar el material, en este caso la madera.

La transmitancia de un material actúa de la siguiente manera: a mayores valores, mayor es la energía que traspasa y por consiguiente, peor se comporta ante el aislamiento. En el caso de las carpinterías de madera, estas suelen actuar bastante bien ante el paso de energía.

Por otro lado, destaca el gran ahorro energético que supone este tipo de ventanas. Ligado al aislamiento que ofrece y a la creciente preocupación por la subida de la luz, lo cierto es que la madera se ha convertido en un elemento fundamental en los hogares, porque permite que no tengamos que conectar la calefacción ni aparatos de calor que consumen importantes cantidades de electricidad.

Este hecho, unido a las medidas sobre eficiencia energética, ha conseguido que las ventanas de madera sigan perdurando en el tiempo como unas importantes competidoras de las de PVC y aluminio.

Por último, y esta vez relacionado de nuevo con la estética, es importante descatacar el carácter ecológico de algunos tipos de madera. En un mundo cada vez más concienciado con la naturaleza y el medio ambiente, destacan aquellas carpinterías de madera de tala controlada, una de las opciones que menos contamina y perjudica al medioambiente.

Ventajas de las ventanas con persiana incorporada

Las ventajas de las ventanas de madera son numerosas, pero si además llevan incorporadas una persiana, estas se multiplican todavía más.

Las persianas son un increíble sistema de control lumínico. Gracias a ellas, puedes conseguir la cantidad de luz que quieras en la habitación en la que las tengas instaladas.

Aunque de noche parezca que con apagar la luz es suficiente, lo cierto es que muchas personas no son capaces de quedarse dormidas del todo, ya que las luces de otras estancias de la casa, o incluso las posibles farolas de la calle y el alumbrado del exterior, pueden dar cierta luminosidad al dormitorio y provocarles problemas en el descanso. Bajando completamente la persiana conseguirás la oscuridad total que deseas y podrás dormir tranquilamente.

Por otro lado, se trata de un elemento que actúa como protector solar. Sobre todo en las tardes más calurosas del verano, los rayos del sol penetran por todas partes e incluso sin salir de casa y con la ventana cerrada, estos entran y provocan molestias a la hora de ver la televisión, leer o dormir la siesta. Gracias a la persiana podrás controlar esa luz y evitar molestias.

Por último, ciertos tipos de persianas cuentan con un sistema de seguridad autobloqueante. A pesar de mejorar la seguridad de la vivienda, para que estas persianas sean útiles deben estar totalmente cerradas.

Tipos de ventanas de madera

Como ya hemos comentado, la madera es un material que permite numerosos diseños. Además, dentro de la amplia variedad de modelos que existen, también nos podemos encontrar distintos tipos de maderas, pero en primer lugar es importante aclarar los dos grandes tipos que existen.

Por una parte están las ventanas de madera dura, es decir, aquellas que se obtienen de árboles denominados caducifolios y cuyo crecimiento es más lento. Es por esto que el precio es considerablemente más alto. Tienen un tratamiento bastante complejo, aunque por contra, su resistencia es mayor.

Por otra, están las ventanas de madera blanda, aquella que procede de las llamadas coníferas o árboles de hoja perenne. Su crecimiento, al ser mucho más rápido que el de las primeras, permite que su coste sea mucho más bajo pero por consiguiente, la madera es mucho menos resistente.

Partiendo de esta base, ahora sí podemos hablar de los diferentes tipos de ventanas de madera, o al menos de los más habituales, ya que los modelos pueden llegar a ser infinitos.

En primer lugar están las ventanas de madera tipo persianas. Se trata de una estructura donde, no solo la ventana está hecha de este material, sino que también lo están la pared contigua y la puerta. Es un tipo de diseño que a veces se utiliza para dar un toque más rústico a la habitación o por el contrario más moderno y acogedor. Aunque este modelo solo permite la apertura parcial de la ventana, de manera que tanto la luz como la brisa puedan entrar cuando queramos, también puede cerrarse por completo si así lo preferimos. Una ventana con diversos usos y diferentes estilos de decoración.

En segundo lugar, podemos encontrarnos con los ventanales amplios y plegables. Se trata de una opción escogida para casas con zonas que dan al exterior, como terrazas, jardines o porches al aire libre. Consiste en una estructura con marco de madera y centro de cristal, como una ventana enorme de suelo a techo. La gran ventaja de este tipo de ventanales es que pueden plegarse, de modo que cuando queramos tener el espacio entre el exterior y el interior de la casa abierto, podremos plegarlas. Por el contrario, si queremos separar ambas estancias solo tendremos que cerrarlas y quedará cada espacio de manera independiente. Se pueden usar a conveniencia.

Por otro lado, están las ventanas por las que únicamente entra luz. Son ventanas muy sencillas, con marco de madera y cristal pero que no cuentan con pomo ni ninguna manivela, es decir, no tienen la posibilidad de poder ser abiertas. Es una idea perfecta para cuando lo único que quieres es darle un toque de luminosidad a la habitación de manera natural, pero no queremos que exista la posibilidad de que se abra y que entren corrientes de aire. Puede resultar también como un elemento decorativo ideal para la estancia.

Otro de los distintos modelos de ventanas de madera es el de ventanas con construcciones modernas pero con un diseño clásico. Se trata de las típicas ventanas de madera de toda la vida que cuentan con forma de cruz y que nunca pasan de moda, pero que dan un toque diferente que contrasta con las habitaciones decoradas con unos muebles más modernos y atrevidos.

Por último, una de las opciones más modernas y novedosas de ventanas de madera son aquellas que sustituyen a las paredes. Con la misma intención que la de las ventanas en las que solo puede entrar la luz y no existe la posibilidad de que sean abiertas, estas cumplen la misma función pero a lo grande. Aunque eso sí, existe la opción de poder convertirlas en ventanas de toda la vida. Muchas, por su gran tamaño, ya que suelen ir de suelo a techo, tienen que dividirse en dos partes, de manera que en la zona central existe un marco de madera que hace que parezcan dos ventanas. En otras, el cristal es solo uno pero tiene una forma más de puerta que de ventana, aunque cumpla más la función de esta última. Al ser de cristal, también deja entrar la luz.

Ahora que se ha informado acerca de los distintos modelos de ventanas, se podrían considerar las ventanas de madera con persiana como una de las opciones más versátiles del mercado y que más demandan los usuarios.