ventanas de madera correderas

Luz y estilo en tu casa con ventanas de madera correderas

El estilo de un hogar refleja la personalidad y los gustos de quienes la habitan. Por eso tiene tanta importancia el diseño de interiores, que cada vez aumenta más su área de trabajo. Una de las tendencias actuales son las ventanas de madera correderas, una opción elegante y perfecta que mezcla estilo y luminosidad. Con este tipo de ventana se puede conseguir, tanto para casas unifamiliares como para pisos y apartamentos una gran calidad, un toque acogedor y todo ello sin perder luz. Además, para cualquier estilo que se elija, estas ventanas son ideales para cualquier espacio.

Ventanas correderas: estilo y luminosidad

Las ventanas de madera correderas son una opción perfecta y una tendencia en la actualidad por dos motivos principales: sus ventajas y funcionalidad y el toque decorativo que aportan. Lo primero que vamos a analizar son los beneficios, funciones y ventajas que tienen este tipo de instalaciones acristaladas. Tras esta revisión pasaremos a ver por qué son una fuente de inspiración y tendencia en el diseño de interiores en los últimos años.

Ventajas de las ventanas de madera correderas

Para empezar a hablar de las ventajas de este tipo de ventanas de madera hay que dejar claro que cualquier ventana de madera supone un incremento del aislamiento térmico y acústico de un hogar, además de un aumento en la seguridad. Ambos se deben a que se puede instalar un cristal más grueso en la ventana que permite mejorar ambas condiciones.

Las ventanas correderas refuerzan esta seguridad que ya aportan las instalaciones de madera. Esto es gracias a que teniendo este mecanismo es imposible que haya golpes con las esquinas cuando la ventana está abierta o accidentes de cualquier tipo por el espacio que invaden las otras ventanas.

En relación con el espacio hay que destacar la siguiente cualidad o ventaja de estas ventanas y es el ahorro de espacio. Un punto muy importante para pisos o casas pequeñas que quieran aprovechar al máximo el espacio y aumentar la luz. Este tipo de abertura corredera permite que se puedan colocar objetos delante de la ventana sin necesidad de moverlos de forma constante. Una manera eficaz de ahorrar espacio y un truco decorativo al que sacar mucho partido si se trata de una habitación o de una vivienda con menos metros.

El vidrio es el protagonista de las ventanas de madera correderas, y esto repercute directamente en una mayor amplitud de la visión exterior que permiten y un incremento del paso de la luz por las mismas. En el caso de una cristalera que de a un exterior ajardinado, por ejemplo en una casa de campo, las ventanas correderas dejarán pasar la luz y además se podrá disfrutar del paisaje cualquier día del año. Por otra parte, viviendo en la ciudad, estas ventanas aportan mucha más luminosidad a la casa y se convierte en un espacio con una sensación de amplitud mucho mayor que con otro sistema de apertura.

Por último como ventaja hay que destacar el gran material que es la madera para la construcción de ventanas. Gracias a él se aumenta la capacidad de aislamiento, pero no solo eso. Los acabados en madera aportan mucho más estilo a la casa y personalidad, además se pueden adaptar a cualquier tipo de diseño ya que tienen varias modalidades. Y, por supuesto, resultan mucho más acogedores los espacios en los que predomina este material.

El estilo de una ventana corredera

Aunque parezca algo menor, el diseño de interiores también ha de ocuparse de los elementos más estructurales de una casa. No solo se trata de elegir muebles, pintura de pared y detalles para decorar un hogar, hay que conseguir un espacio de paz, calma y sobre todo disfrute para quienes lo habiten. Para conseguir todo esto no basta con un estilo en los muebles elegidos o unos cuadros a juego, sino que hay que apostar a lo grande.

Las ventanas perfectas para cada casa son posibles si se evalúa la situación y se eligen en consecuencia. Dicho esto, las ventanas correderas son una de las opciones más valoradas en la mayoría de las casas y estilos. Entre otras cosas, por las ventajas más arriba explicadas, pero también por el toque personal que dan a la vivienda.

La luz es básica en un hogar, bien sea una casa de campo grande con vistas espectaculares o un apartamento de la ciudad. Por eso estas ventanas de madera correderas están tan demandadas.

En muchas ocasiones depende del estilo que se haya elegido para la casa, así se eligen las ventanas, puertas… etc. Por ejemplo, en el diseño industrial, los materiales al natural son muy importantes, por lo tanto, se escogerá dejar vistas las vigas de la casa y el metal, la madera o el ladrillo que haya en la estructura de la casa.

Con las ventanas de madera correderas hay una gran ventaja en cuanto al estilo se refiere y es que en la mayoría de ellos encaja, en especial los que resultan tendencia en la actualidad.

Haciendo un rápido resumen podemos identificar varios ejemplos:

– En un hogar minimalista donde premia el espacio abierto, la sencillez y el orden, este tipo de ventanas son perfectas para ahorrar espacio y aportar intimidad. Además, sirven como perfecto equilibrio ya que la madera resulta un material muy acogedor para un hogar. En este espacio minimalista con pocos objetos, los materiales naturales y los colores suaves son de gran importancia, por lo que un acabado de la ventana de mader en roble o en fresno quedará perfecto. O si se prefiere buscar contraste en este punto un nogal.

– Una casa nórdica pone el color blanco por encima de todo, y es que de esta manera se da mucha más luz a los espacios. En un piso urbano de este estilo una ventana corredera mejorará la entrada de luz, además, si el piso es pequeño se puede aprovechar mucho mejor el espacio: situando el sofá bajo la ventana, poniendo debajo de ella una mesa de escritorio o un mueble bajo decorativo.

– El diseño de interior rústico aprovecha los materiales naturales sacándoles todo el partido posible. La madera en su estado más salvaje sin tratamientos, plantas y tejidos naturales como el lino o el esparto completan este look rural. Es indudable que en una casa de campo es un diseño perfecto al que solo le falta añadir ventanas de madera rústica correderas para que sea perfecto. Además de las ventajas anteriores, se añade el hecho de que se conectan de maravilla los espacios, creando una sensación mucho más natural en casa y permitiendo que, desde el exterior, entre la brisa en verano.

– Por último en el estilo industrial hay que destacar que es una forma perfecta de aprovechar los espacios en un loft, donde este diseño predomina. Para crear una luminosidad mayor y que la vivienda parezca incluso mayor de lo que es, sin los inconvenientes de otras aperturas. Una forma práctica de iluminar la casa y, precisamente, esta idea pragmática es una de las bases de este estilo. Además predominan los materiales tal y como son por lo que la madera encaja perfectamente.

Son muchos los estilos que marcan tendencia en la actualidad, aunque aquí solo se mencionan algunos y las ventajas de estilo que aportan las ventanas correderas.

Cómo introducir las ventanas de madera correderas en tu hogar

Como hemos mencionado algunos estilos, te dejamos ahora ideas más prácticas para que veas cómo se puede introducir este diseño de apertura en tu hogar.

Primero en una casa con decoración rústica en las afueras o en el campo, con madera como material protagonista en la casa y colores naturales y suaves. En este escenario tenemos una decoración en nude y blanco en un gran salón con chimenea. Para poder conectar el jardín o las vistas exteriores y disfrutarlas también en invierno desde ese sofá aprovechando el calor del fuego: los ventanales correderos son perfectos, tanto para ventanas grandes que incluso sirvan de puerta de acceso, como para pequeñas ventanas que dejen pasar toda la luz posible. Así, sin necesidad de abrir la ventana, solamente descorriendo las cortinas se puede disfrutar del exterior, sea verano o invierno.

En el caso de un apartamento, si tiene terraza y se quiere conectar espacios, es, al igual que en el ejemplo anterior, la opción perfecta. Pero, si además en este espacio más reducido se quiere aprovechar y poner en el salón el sofá justo debajo de la ventana o en un dormitorio la cama, la ventana corredera te lo permite sin ningún problema. Además, al ser de madera se puede combinar con los muebles del resto de la casa y elegir el acabado que mejor se adapte. Incluso personalizar las ventanas por zonas de la casa.

Las ventanas de madera correderas son la opción perfecta, tanto si buscas estilo y decoración hasta en el más mínimo detalle; como si quieres aprovechar todo el espacio disponible en tu hogar. Este tipo de apertura unido al sistema de ventanales de madera es la elección ganadora en cualquier circunstancia.