Madera: Haya

Madera de haya: sostenibilidad y belleza decorativa

La madera de haya se obtiene de un género de árboles caducifolios, las hayas; denominado científicamente fagus en latín y perteneciente a la familia botánica de las fagáceas.

El haya abunda en el hemisferio norte, principalmente en zonas templadas de Europa y Estados Unidos. Son árboles altos (alcanzan unos 40 metros) y longevos, con porte cilíndrico y tronco recto sin ramificaciones hasta su parte superior.

A su vez, la forma más común de esta especie es la fagus sylvatica, cuyos bosques se denominan hayedos y conforman un paisaje impresionante. En España proliferan en prácticamente todas las comunidades autónomas, pero destacan hayedos como la Selva de Irati en Navarra o el del Parque Natural de Muniellos en Asturias.

Origen y propiedades de la madera de haya

Es una de las más utilizadas en mueblería, tanto por su abundancia como por sus características. Sin embargo, no siempre fue así. Antiguamente se usaba mucho menos, debido a su poca resistencia a la humedad y a que se consideraba superior la madera de roble, con la cual guarda similitudes. Su utilización no se generalizó hsta que se descubrió que si se aplicaba al haya una capa de alquitrán mejoraba considerablemente su comportamiento ante la humedad.

Destaca, sobre todo, su gran poder calorífico, ya que conserva muy bien las temperaturas elevadas; además, cuando está seca, quema muy bien. Por eso, llegó a ser una de las preferidas como material para las estufas. Por otro lado, fue también muy utilizada para construir las primitivas traviesas de los ferrocarriles.

Características de la madera de Haya

Hábitat y tipología

Es una especie que crece en ambientes muy distintos, si bien prefiere los climas templados. Sea como sea, se ha conseguido que sea un árbol muy abundante, por eso su madera resulta tan rentable y, especialmente, tan sostenible; cualidades que también la han convertido en una de las preferidas por los fabricantes y compradores de muebles.

Se comercializan fundamentalmente dos tipos de madera de haya: la norteamericana y la europea, siendo esta última de mejor calidad y más fácil de trabajar. Esto se debe a que es menos densa y más resistente, tiene mayor elasticidad y es algo más oscura; presentando un mejor acabado.

Color

El haya europea posee una madera de color claro, casi blanquecino, aunque con el tiempo se oscurece un poco para mostrar un tono rojizo-amarillo. Asimismo, resiste bien cualquier tratamiento, como el vaporizado, tras el cual adquiere una tonalidad casi roja; de hecho, como el proceso de vaporización es tan habitual, muchos compradores piensan que ese es el auténtico color de esta madera.

Fibra, grano y duración

En general, su grano es uniforme y fino y su fibra recta, es decir, no presenta nudos ni defectos. Por otra parte, se trata de una madera que soporta mal la humedad y es muy sensible a hongos e insectos. Por ello, se hace necesario aplicarle tratamiento protectores, con los cuales se convierte, sin problema, en un material muy longevo.

Densidad y dureza

El crecimiento de las hayas es lento. Ello hace que su madera sea densa y, como consecuencia, pesada: el metro cúbico se halla por encima de los 710 kilogramos.

En cuanto a su dureza, si se le aplica el test de Brinell, uno de los más usados para los materiales, se halla en un término medio. Este sistema diferencia cinco tipos de maderas: muy blandas, como la balsa; blandas, por ejemplo, la caoba; semiduras, como el nogal; duras,como la jatoba; y muy duras, como el quebracho. En esta clasificación, el haya pertenecería a las semiduras.

Precio y valor como materia prima

Trabajabilidad

Es una madera bastante económica, principalmente en Europa, donde abundan los hayedos. Se la considera además una madera fácil de trabajar. Por un lado, es muy flexible, sobre todo bajo el efecto del vapor, por lo cual responde bien a los curvados y torneados. Por otra parte, su aserrado, cepillado y encolado son sencillos, al igual que el atornillado y el clavado (si bien para estos últimos es aconsejable realizar taladros previos).

Antes, el mayor problema de esta madera residía en el secado. De ahí que fuera habitual que se agrietase al producirse cambios bruscos de humedad o temperatura; y también que apareciesen fendas y alabeo en el proceso de secado. Alteraciones que terminaron por solucionarse con el proceso de la vaporización.

Es un material que presenta, asimismo, un acabado fácil y acepta muy bien los tintes. De hecho, muestra una excelente capacidad de impregnación, tanto para estos como para otros tratamientos que se le apliquen. Por ello, recibiendo la técnica adecuada, el haya es muy útil para, por ejemplo, ser usada en ventanas (donde va a estar en contacto directo con el agua).

Algunos datos técnicos

Algunos datos mecánicos del haya también interesantes son los siguientes: una resistencia a la flexión de 1.000 kilogramos por centímetro cuadrado y a la compresión de 580 kilogramos por centímetro cuadrado; al mismo tiempo, posee un módulo de elasticidad de 145.000 kilogramos por metro cuadrado y una resistencia a la tracción paralela de 1.200 kilogramos por centímetro cuadrado.

Usos más habituales

Es frecuente el empleo de madera de haya en mobiliario de interior: para mesas y sillas, pero también en puertas, tarimas y revestimientos; o en torneados, curvados y tallas. Es, asimismo, muy usada en la fabricación de herramientas, carros y arado; y también para hacer chapas de madera y contrachapados, presentando un magnífico comportamiento ante la técnica del desenrollo.

El haya vaporizada

En la actualidad, casi todo el haya se somete a un vaporizado. Este procedimiento consiste en impregnar la pieza durante un tiempo determinado para conseguir varios objetivos, principalmente, hacerla más resistente y reducir el riesgo de que se deforme en contacto con la humedad. Pero, además, con esta técnica se reducen sus tensiones internas; y se le otorga, por añadidura, un color rojizo más oscuro que el suyo natural.

En conclusión, la madera de haya es una excelente opción para todo tipo de trabajos de carpintería. Tras el vaporizado, es resistente y duradera, muy fácil de trabajar y fácilmente impregnable frente a los tintes; con lo cual,entre otras cosas, se obtienen muebles tan alabados por su estética como por su durabilidad.