Madera: Iroko

Las ventajas de las ventanas de madera de iroko

¿Sabes que las ventanas de madera son mucho más resistentes y tienen una alta fiabilidad? No todo el mundo opta por este material, pero sin duda es uno de los mejores para la instalación de ventanas. Dentro de la variedad de tipos de madera hay que considerar cada uno con sus ventanas e inconvenientes. Sin embargo, las ventanas de madera de iroko están destacando por encima de las demás. Aunque es una madera muy demandad sus bosques tardan en regenerarse por lo que es un material complejo de adquirir y su precio aumenta en comparación con otros, sin embargo, sus ventajas superan con creces a las del resto.

Madera de iroko: orígenes y valor

La madera de iroko es originaria del árbol que lleva su mismo nombre (iroko o iroco), su orígen se sitúa en países tropicales y especialmente se puede encontrar en Camerún, Etiopía, Kenia, Costa de Marfil o Nigeria, en definitiva, Centro y Este de África. El problema es que en estos países se han dado en muchas ocasiones las talas ilegales que han diezmado la población de irokos y no han permitido su regeneración adecuada. Actualmente esta catalogada como una especie vulnerable, pero si la tala es controlada no tendría por qué haber problema.

Este tipo de madera es muy similar a la de la teca, un árbol frondoso que da una madera fuerte en tonos miel y marrón claro. Por eso, en muchas ocasiones se apoda o denomina al iroko como la teca africana.

El árbol de que se extrae la madera, el iroko puede alcanzar los 30 o 40 metros de altura cuando completa su desarrollo. Por su parte, el tronco del iroko llega a medir entre 1 metro y 1,5 de diámetro.

La madera que se extrae del árbol tiene ciertas características que desarrollaremos a continuación, pero las más destacadas son su dureza y resistencia. De ahí que se emplee la madera de iroko para la construcción de navíos y embarcaciones marítimas. Aunque en los últimos años, esta madera también ha sido incorporada a la carpintería más doméstica integrándose en los diseños de interiores de manera completa. El mobiliario creado con la madera de iroko recoge sus características de dureza y resistencia y es perfecto para grandes muebles que aguanten el paso de tiempo. Además, se emplea con frecuencia en suelos y chapados. Pero, también se pueden ampliar sus horizontes y llevarlo a las ventanas ya que su funcionalidad es muy alta y su diseño se adapta a varias opciones.

Características de la madera de iroko

La madera de iroko, como hemos visto, es una de las más solicitadas y también complejas de conseguir. Sin embargo, su calidad y sus características la hacen muy deseable, no solo para el interior con muebles, suelos y carpintería interna sino también para el exterior. Estas son sus características principales:

– Es una madera dura y muy pesada, llega a pesar unos 640-660 kilos al metro cúbico, lo que la hará más resistente con el paso del tiempo y aumenta su seguridad.

– Su fibra es recta con alguna entrelazada.

– El grano de la madera está entre el grueso y el medio.

– Resiste al ataque de hongos e insectos. Lo que la convierte en una madera con una alta durabilidad.

– Normalmente es una madera fácil de trabajar.

– Presenta ua gran variabilidad de tonalidades cuando no está seca, cuando se corta del árbol. En ese momento se le aplica un producto para sellar el color que se quiera pues este varía con el contacto con el aire y la luz solar.

– Las fibras entrelazadas que presenta son muy valoradas a la hora de crear chapas, pues sus rasgos y acabado se demanda mucho para la fabricación de muebles y la decoración de interiores.

– Las superficies quedan con un acabado impecable. Algo crucial para los muebles hechos con esta madera y un añadido extra para el diseño de las ventanas de madera con esta modalidad.

– El encolado, clavado y atornillado no presentan problemas añadidos y resultan sencillos de llevar a cabo. Por este motivo se utiliza en carpintería con usos tan variados.

– Tiene múltiples aplicaciones: mobiliario y ebanistería, ecubrimientos decorativos, construcción naval, carpintería exterior – tanto en puertas y ventanas como en muebles de jardín, porches y espacios tipo cenadores – e interior y en tornerías, entre otros.

Actualmente esta madera se emplea mucho en la fabricación de vigas y techos, por su gran resistencia y larga durabilidad es perfecta para estos espacios que necesitan seguridad y materiales muy resistentes. Otro de sus usos más comúnes es en las tarimas del suelo, en cuanto a la estética se refiere, la madera de iroko confiere un acabado natural con una variabilidad y combinación de tonalidades excelente. Por otra parte, sus características tales como la dureza, durabilidad y estabilidad la convierten en la mezcla perfecta.

Esta madera se puede usar en todo tipo de ambientes: interior o exterior.

Ventanas de madera de iroko: calidad y diseño inigualable

Las ventajas de instalar, sustituir o cambiar y, en defnitiva, de elegir ventanas de madera son muchas. Principalmente tenemos la gran capacidad de aislamiento térmico que estas ventanas generan, repercutiendo no solo en un ambiente más cómodo y confortable sino en el ahorro en la factura de la luz que supone la utilización de estas ventanas. Además de aislante térmico actúa como aislante acústico siendo la elección ideal para las ventanas de una vivienda instalada en una ciudad ruidosa.

La vida útil de la madera es muy extensa y permite que estas ventanas duren muchos más años que las que están hechas con otros materiales como el aluminio. Además, no hay que preocuparse del óxido o de la corrosión pues a este material no le afecta. De hecho, la innovación y los avances técnicos nos han aportado en los últimos años formas de aumentar esta resistencia mediante tratamientos con productos que mejoran el estado de la madera usada en las ventanas. Este elemento, una vez utilizado, si quieremos cambiarlas, es 100 % reciclable y puede tener muchas más utilidades.

Una de las características de la madera de iroko es su dureza y resistencia, algo que le confiere que se obtenga de un árbol de tal tamaño. Esto se traduce a la hora de elegir una madera para las ventanas en más seguridad, ¿cómo funciona? Es muy sencillo. La madera soporta un mayor peso, por lo que el cristal adaptado para la ventana será mayor, es decir, con un grosor superior al que se puede elegir para una ventana de otros materiales. El cristal con más grosor, no solo ayuda a potenciar el aislamiento de la vivienda sino que además aumenta su seguridad. Una ventana más gruesa permite que los golpes no la afecten tanto y pueda aguantar más tiempo. Por ejemplo, en una casa con niños es muy conveniente ya que pueden estar jugando cerca de las ventanas sin correr riesgo. Instalar este cristal no cuesta más porque además de tener una dureza alta, a la madera se le puede añadir una goma de neopreno que incremente la sujección del vidrio.

La madera de iroko con sus características únicas aúna la resistencia aumentada, la calidad y todas las ventajas de las ventanas de madera. Es conveniente conocer que el mantenimiento de este tipo de madera es sencillo y basta con el tratamiento con aceite de teca o productos similares para que la madera esté en perfecto estado. Este tratamiento es necesario ya que con el tiempo y la exposición prolongada al sol, el color de la madera de iroko puede variar. Pero con el producto en aceite el color se fija y no se deteriora.

El protagonismo es de las ventanas

Las ventanas son un elemento arquitectónico que forma parte de todas las viviendas, su importancia es clara pero se puede aumentar dependiendo de la estancia. Por ejemplo, si se plantea realizar una reforma en una casa para crear espacios abiertos más fluídos, las ventanas de madera tendrán un papel protagonista creando un hogar mucho más acogedor.

La naturalidad que aportan las ventanas de madera es inigualable y no puede compararse con ningún otro material. Bien sea en una casa unifamiliar donde se conecte el jardín con un salón o con la cocina creando un espacio interior y exterior al mismo tiempo; o en un piso de la ciudad donde haya ventanas de madera, el ambiente será más cálido.

Por último hay que destacar que las ventanas de madera de iroko son perfectas para combinarlas con multitud de diseños de interior. En los últimos años la tendencia del estilo rústico es una de las más importantes y que requiere toques tan especiales y únicos como las ventanas de madera. Además, en estilos más sencillos como el minimalista también encajan a la perfección.

Las ventanas de madera de iroko son una opción perfecta ya que combinan las mejores características de la madera y las amplía, junto al diseño impecable que aporta la madera a la decoración de una casa. Con este tipo de ventanas de madera te asegurarás un espacio perfecto en tu hogar, en funcionalidad y estilo.