madera de boj

La madera de boj es dura y resiste la humedad

La madera es un material noble y natural, aislante por excelencia, del que es posible encontrar múltiples variedades muy distintas en cuanto a sus propiedades y aplicación ideales. Una de las más conocidas es la madera de boj (Buxus sempervirens). Se trata de un árbol pequeño o arbusto europeo, muy común en jardinería para la decoración mediante setos y altamente valorado en ebanistería y construcción por sus cualidades.

Su color es suave, claro y agradable, con una tonalidad amarilla que recuerda al café con leche. La textura es muy fina y ofrece un tacto final delicado. Es una madera muy densa, lo que hace que sea dura y resistente.

El origen de la madera de boj

Este arbusto y su material llevan en la civilización humana desde la Época Clásica. Los griegos y los romanos los empleaban principalmente como elemento de decoración de sus jardines. Un uso que siguió durante la Edad Media en Europa y que perdura a día de hoy con su empleo habitual para crear setos. Su frondosidad y baja altura lo hacen perfecto para este tipo de decoración en jardinería.

Sin embargo, sus propiedades de densidad y textura pronto convirtieron a esta variedad de madera en el material ideal para los grabados y el uso en imprenta. Aunque se ha empleado para ciertos remedios médicos o de naturopatía, en realidad es una planta venenosa. Tanto sus hojas como sus frutos son tóxicos causando vómitos y problemas peores en concentraciones elevadas, por lo que se desaconseja su ingesta.

Este tipo de madera es mundialmente conocida por su gran resistencia. Una cualidad que tiene desde su origen como arbusto. Es una planta que soporta los climas difíciles. Esta madera crece generalmente en lugares fríos, con poco sol y un ambiente de alta humedad. Se encuentra sobre terrenos preferiblemente rocosos y que pueden llegar a tener heladas en el invierno. El boj resiste muy bien todo esto. Este arbusto crece muy lentamente, lo que le otorga la alta densidad y una textura fina. Apenas se percibe el dibujo de los anillos en la talla de la madera, algo muy valorado por ciertos artesanos. Pueden llegar a tener 600 años de vida y casi nunca superan los 12 metros de altura.

Características físicas de este tipo de madera

Como se ha visto, en general se trata de una madera dura, resistente y muy densa. Entrando en detalle podrá compararse con otras maderas que se pueden emplear en la manufactura de utensilios, suelos, muebles, ventanas y puertas, etc.

La dureza de la madera se mide por la Escala Janka. Empleando la unidad janka existe una clasificación con cada especie de madera y su correspondiente dureza. Gracias a esta escala es posible realizar comparativas entre las distintas variedades. Dentro de esta clasificación, la madera de boj tiene una posición elevada. Sin llegar a los valores de maderas como el ébano, es, sin género de dudas, un material duro, a la altura de la madera de roble americano.

En cuanto a la resistencia, se refiere a la capacidad de un material para soportar ciertas tensiones sin llegar a romperse. Se mide en este caso la flexibilidad, la capacidad de compresión y de tracción. Esta madera no tiene una flexibilidad alta, sin embargo, está muy por encima de la media en cuanto a la resistencia, a la compresión y a la tracción. Con lo que soportará muy bien los desgastes y el uso continuado.

Finalmente, se trata de una madera muy densa. Esto la hace pesada pero altamente impermeable. Su textura compacta impide que penetre la humedad, convirtiéndola en un gran aislante en ambientes de clima mojado y con tendencia a la lluvia o situados cerca de la costa. Y como el resto de maderas, es un aislante natural debido a su baja conductividad térmica.

Los mejores usos de esta madera

A la hora de decidir qué material se va a emplear en un determinado utensilio, deben tenerse en cuenta sus propiedades físicas y estéticas. Esta variedad de madera es clara, amarilla y casi sin dibujo, de textura delicada, dura y poco flexible, con gran resistencia y alta densidad.

En cuanto a los primeros datos, es decir, los estéticos, es preciso saber que gracias a su claridad permite que sea teñida para conseguir el color de madera que deseemos con gran facilidad. Es habitual que sea tintada de oscuro y se use como falso ébano de cara a la decoración de interiores.

Por otro lado, lo más relevante para determinados usos son sus propiedades físicas. La dureza la hace resistente al peso, pudiendo soportar estructuras y golpes continuados. Por eso suele emplearse en la fabricación de utensilios de madera. En concreto, es muy habitual su uso en menaje de cocina de gran calidad. La densidad que tiene la hace resistente a la humedad, por lo que se puede lavar con facilidad y tarda mucho en afectarle el contacto con líquidos y aceites.

La gran resistencia que tiene tanto a la tracción como a la compresión hace que sea muy recomendable su uso en suelos y en exteriores. Es habitual verla en vallas, celosías y otros materiales empleados en jardines y terrazas. Como material para parqué, permite que dure en buen estado mucho tiempo pese a que pueda sufrir un gran desgaste como el que pueden ocasionar los niños o las mascotas. Además, como es aislante tanto a nivel térmico como a nivel de humedad se trata de un material muy bueno en la construcción de puertas y ventanas, sobre todo en zonas de clima húmedo.

La madera de boj también suele emplearse en el mundo de la ebanistería para la creación de hermosas tallas de madera y elementos de decoración. Es un clásico su uso en la fabricación de piezas de ajedrez, así como otras esculturas y utensilios que requieren torneado, como los instrumentos musicales. Esto se debe principalmente a su fibra que es fina y maciza. Así pues, para aquellos a los que le interesa la madera a nivel artesano, es una de las mejores variedades para manipular y crear elementos a mano.