Madera: Mobila / Melis

Características de la madera de mobila

Hoy en día podemos ver que la madera de mobila, también conocida como melis, es una de las maderas que mejores prestaciones ofrece tanto por sus características como por sus usos. No obstante, este tipo de madera también tiene una historia detrás, así como una distribución también específica y que condiciona la demanda de la misma.

De esta manera, vemos que se trata de una madera que proviene de unos árboles cuyas especies pertenecen a la familia Pinacea, del género Pinus de las coníferas, siendo unos árboles que pueden llegar hasta los 30 metros de altura, en función del lugar en el que se encuentren. Así, podemos encontrar que estos árboles están tanto en la zona de Europa como la parte de Asia más pegada a Europa y América, así como la referencia del color rojo se debe a su corteza, que podemos divisarlo como rojo subido en la parte alta del tronco, en contraste con un pardo con tonalidades rojizas en la parte inferior.

¿Qué podemos destacar de la madera de mobila?

Se trata de una madera que se caracteriza por tener un color marrón claro y marrón rojizo en función de la zona del tronco, así como un elevado peso. Por otro lado, consta de pocos nudos y una lengua de sabor amargo, de trementina, la cual sale a la superficie cuando se llevan a cabo las acciones de raspado y pulido, tomando también una forma de rezume pegajoso que incluso llega a tapar los poros del papel de vidrio.

De este modo, esta madera se usa para los trabajos de construcción en general, aprovechando que tiene una densidad seca de unos 470 kg/m3, algo que varía en función de las condiciones de crecimiento. También cuenta con una porosidad abierta del 60 %, un punto de saturación de fibra de 0,25 kilogramos y un contenido de humedad de saturación que llega a los 1,6 kilogramos.

Por otro lado, esta madera de mobila sufre un contraste con la madera blanda proveniente de gimnospermas, aunque la misma no debe confundirse con el duramen, que es una parte del tronco que puede estar presente tanto en las maderas que son consideradas como duras como aquellas que adquieren la categoría de maderas blandas.

Historia de la madera de mobila

Esta madera queda asociada con una madera que se usaba hace muchos años, pero cuyas propiedades y duración han permitido que siga hoy en día. De esta manera, es una madera que ya por sus inicios tenía una gran calidad, de ahí que fuera tan preciada y buscada y por la cual se llegaran a pagar precios elevados en comparación con otras maderas.

No obstante, no es una madera única de un solo árbol y con unas propiedades uniformes, aunque este problema se resume en dos variedades: la madera de mobila europea (antes del siglo X) y la madera de mobila americana (a partir del siglo XIX). Otro aspecto que hay que destacar es la dificultad en relación con la densidad, para lo cual hay que destacar que hay una madera de este tipo más ligera (densidad de 0,45g/cm3) y madera más espinosa y pesada (densidad de 1g/cm3).

Esta combinación determina otros cuatro casos que hay que tener en cuenta. El primero de ellos es la variedad europea ligera, tipificada en los pinos de Tortosa usados en la construcción naval con una densidad de 0,41 g/cm3, la variedad europea pesada, con los pinos de mobila de Tortosa y otros lugares que son usados en la construcción de obras civiles con vigas de casas y similares, la variedad americana ligera con una plantación en Valencia y la variedad ligera pesada, con una plantación más antigua en Valencia y una densidad de 0.91 g/cm3.

Por otro lado, las variedades de pinos que han sido asociadas a esta madera son los Pinus sylvestris variedad catalaunica, los Pinus palustris y los Pinus taeda, los cuales tienen una densidad de en torno a 0,5g/cm3.​ Además, estas variedades han llegado mediante la evolución histórica, la cual ha permitido que hoy incluso que la mobila descubierta en Cataluña en el siglo XIV llegara a América años más tarde.

Después, a finales de siglo XIX se tiene certeza que otro tipo de esta madera fue bastante usada con los barcos que venían de la Cuba entonces colonizada por españoles, los cuales traían troncos de mobila como lastre. Y muchos de estos troncos se usaban como vigas y como travesías de vías de hierro.

Aplicaciones de la madera de mobila

Esta madera destaca por tener una gran cantidad de aplicaciones, de ahí que sea un material tan preciado. Por ejemplo, destaca por su uso como combustible, para la construcción de herramientas, construcción de edificios y barcos, para la fabricación de muebles, la construcción de instrumentos de música, parqué, botas para líquidos, zapatos de madera o materia prima de carbón vegetal, entre otros.

Esta madera también tiende a ser más cara que las maderas blandas aunque sus propiedades son mejores y hacen que las puertas duren más tiempo. Por ejemplo, se usan como tablones delgados de madera de mobila para recubrir el núcleo hecho de pino de Flandes. Otro uso bastante común es para la construcción de instrumentos de música pues su mayor densidad permite que sea más robusto que otras maderas, así como también dispone de trementina en altos niveles y esto es bastante resistente a la carcoma.

Igualmente, otro uso que también destaca es como fuente de colofonia y trementina, pues las fibras de esta madera sirven para la industria textil con un tejido llamado franela vegetal, con una apariencia de cáñamo pero con una textura más apretada y suave. Y a esto hay que añadirle que estas maderas, al igual que las de encina, roble o cereza, son más idóneas para quemarlas a la hoguera pues tienden a guardar el calor y quemar durante más tiempo.

En definitiva, esta madera de mobila destaca por ser uno de los mejores materiales para la construcción de determinados elementos, desde instrumentos de música hasta barcos y edificios.