madera de olivo

Características de la madera de olivo

La madera de olivo es una de las maderas más apreciadas en todo el mundo por muchos aspectos, pero, sobre todo, porque tiene una apariencia realmente característica. De hecho, lo primero que conviene señalar es que cuenta con una irregularidad en sus vetas, así como con unos dibujos complejos que quedan formados para, a su vez, hacer que cada pieza resulte única.

¿Qué se sabe de la madera de olivo?

Esta madera es originaria de la zona mediterránea, más concretamente de la parte del sur de Europa y el norte de África, donde este material es realmente abundante, lo que también implica que, desde el punto de vista económico e industrial, sea bastante rentable. De hecho, esta circunstancia se potencia de tal forma que el principal uso no va destinado a la obtención de la madera como tal, sino a la recolección de su fruto, la aceituna o la oliva para, después de largo proceso, obtener el aceite de oliva, tan característico de la dieta mediterránea.

Esta especie de madera se puede encontrar con facilidad en las regiones de Andalucía Extremadura, Castilla-La Mancha, Murcia y Valencia, aunque también es cultivada en los otros países antes mencionados e incluso en la zona norte de África. De hecho, se cultiva en todas estas zonas porque es un árbol que necesita altas temperaturas para su mantenimiento, siendo bastante resistente a la sequía y sin que esto le afecte en demasía para sus posteriores usos.

Otro aspecto destacable es que se trata de un árbol de crecimiento lento, aunque alcanza una altura de hasta 25 metros de altura en unas condiciones favorables, sostenido por un tronco que tiene un diámetro de entre 8 y 10 metros. Su tronco es torcido, con una copa ancha y ramosa, lo que lleva a que la madera se vaya estructurando de forma resistente y después sea dura, pero, a la vez, fácil de pulir e ideal para la talla de utensilios.

De hecho, se recomienda usar esta madera para labores de decoración, diseño, carpintería e incluso arquitectura, pues los resultados finales son verdaderas creaciones. No hay que olvidar que se está hablando de un árbol que es tan robusto como elegante.

Por otro lado, en muchos casos se obtiene esta madera después de haber sido conseguida de ramas o árboles, pero no por la razón original por la que fueron talados. Otro dato curioso es que esta madera de olivo cuenta con un significado muy sentimental y religioso para las culturas también surgidas en la zona.

Y también hay que destacar que en 2013 hubo una bacteria conocida como xylella fastidiosa o ébola que comenzó a matar a millones de árboles. La misma comenzó en el sur de Italia y se fue desplazando por el país transalpino hasta llegar a Francia y así continuar por la Península Ibérica, aunque también se ha extendido a otras islas del Mediterráneo más alejadas.

Características de la madera de olivo

Esta madera se caracteriza por tener un color ocre verdoso, el cual va cogiendo un color más oscuro conforme van pasando los años t también disponiendo de unas tonalidades más ricas. En cuanto a su densidad, es bastante considerable y similar a la del cedro con hasta 1120 kg/m3. También se caracteriza por tener unas vetas irregulares y un tronco nudoso, así como un secado lento, lo que también hace que se la considere como una madera estable que con el tiempo alabea.

Igualmente, tiene una tendencia a las grietas, de ahí que sea complicada de aserrar, pero una vez que este proceso se ha realizado, el trabajo resulta más sencillo e incluso se recomienda que se lleve a cabo con protección, ya que el polvo o aserrín puede derivar en irritaciones tanto en ojos como en piel. Por otro lado, los acabados resultan bastante lisos y también disponen de un buen brillo natural. Es resistente y duradera, aunque también es bastante susceptible al ataque de hongos e insectos.

Además, esta madera de olivo también cuenta con una fragancia afrutada que la hace ser bastante característica y un precio que resulta elevado en comparación con otra madera, pero esto se explica porque el árbol no se explota normalmente para la obtención de este material, sino para la extracción del aceite, por ejemplo, entre otros usos.

Los anillos anuales de crecimiento están poco diferenciados, lo que también hace que sea poco visible, aunque eso no quita para que su leño sea bien apretado con una madera blanca que resulta bastante apreciada en las labores de ebanistería.

Igualmente, estos árboles cuentan con la ventaja que pueden ser perfectamente tratados independientemente de cuál sea su edad, de ahí que haya empresas especializadas en la venta de olivos adultos para la decoración.

Finalmente, esta madera es perfecta para los trabajos tanto a mano como con máquinas, pues dispone de unas aptitudes idóneas para la obtención de chapa mediante el corte a la plana. Con ello se logran unos acabados lisos que pueden ser pulidos y teñidos. Y el encolado puede presentar algunos problemas debido a la presencia posterior de aceites, por lo que se recomienda que esta acción se lleve a cabo inmediatamente después de su cepillado.

Usos principales de la madera de olivo

Los usos que más destacan de esta madera, además de la obtención de productos alimenticios, son las tallas y los torneados, una acción bastante común en la fabricación y venta de artículos de artesanía en aquellos lugares donde la madera tiene una mayor abundancia. Otros usos que destacan son los referentes a la fabricación de tarimas o la obtención de chapas de madera, como se ha comentado anteriormente. Y, por supuesto, para la fabricación de mobiliario de alta calidad.

En definitiva, esta madera de olivo es ideal para algunos muebles, pues presenta un acabado realmente espectacular, a lo que se le suma que los aceites permiten que tenga un mantenimiento prácticamente propio. De esta manera, solo hay que preocuparse de estos muebles y decidir dónde colocarlos para que la vivienda tenga una decoración ideal.