Ventanas de Madera para Balcón

Estilo y diseño con ventanas de madera para balcon

Cuando se habla de ventanas de madera siempre se asocia con los balcones y los exteriores rústicos. Sin embargo, y aunque las ventanas de madera para balcon son una opción muy demandada, no solo se tienen que emplear para estos espacios, sino que las ventanas de madera tienen su propia funcionalidad y lugar en la casa. De hecho, elegir las mejores ventanas en una vivienda puede suponer una gran serie de diferencias, desde una mayor seguridad, hasta ahorrar en la factura de la luz por el menor consumo de calefacción y aire acondicionado.

Las ventanas de madera: una elección espectacular

Las ventanas son un elemento básico en el hogar, y ocupan casi la mitad de la decoración, por lo que hay que tenerlas muy en cuenta. Unas ventanas de madera son una elección perfecta ya que se une el diseño y la elegancia que aportan a la casa con la funcionalidad que permiten.

Lo primero hay que destacar que numerosos estilos de decoración de hogar, no solo de interiores sino también diseño de jardín y exterior, recurren a la madera como elemento crucial y protagonista. Estos son el estilo rústico, por ejemplo, el industrial que une madera y metal, e incluso el minimalista y nórdico que recurren a líneas finas y maderas claras para sus acabados armoniosos y sencillos. La madera es el complemento perfecto también en las ventanas, funcionará como una parte más de la decoración y creará un ambiente acogedor y armonioso en toda la estancia. Por ejemplo, los salones con grandes ventanales de madera combinados con telas naturales, alguna planta y mesas en madera rústica son unos ambientes ideales y tranquilos.

En cuanto al exterior, las ventanas de madera combinan perfectamente en cualquier fachada. Dada su amplia gama de tipos de madera, esta puede ponerse en fachadas más frías, donde predominan colores grises y azules, en este caso será mejor escoger un roble claro, un granadillo negro, o un nogal cenizo. Para los exteriores más cálidos con tonos tierra, nudes y marrones claros y beiges, la elección de la madera puede pasar por el cerezo, el roble castellano o el nogal claro.

Pasando a la funcionalidad de este material en las ventanas hay que destacar su alta resistencia y larga vida, no habrá que cambiarlo cada poco tiempo por el óxido ni perderá sus propiedades. Además, una vez utilizado se recicla para crear otros elementos. De esta forma su vida útil se extiende en gran medida. Por otra parte, es un gran aislante térmico lo que acabará repercutiendo en un ahorro en la factura de la luz; y un aislante acústico que permitirá que la paz del hogar no se perturbe por los sonidos exteriores.

La capacidad de resistencia de la madera es muy alta, por lo que se puede colocar un cristal más grueso, de más de 25 milímetros de grosor para aumentar estas características de aislamiento y aportar una mayor seguridad. El material lo soportará sin problema, además, para que quede más fijado se puede añadir una goma de neopreno que lo proteja ante golpes.

Ventanas de madera y balcón

Para elegir las puertas de un balcón y las ventanas habrá que tener en cuenta el estilo que se busque en cada vivienda. Uno de los materiales más empleados es la madera. Esto es por las características que hemos visto anteriormente y por su diseño.

Los balcones con puertas y ventanas de madera permiten jugar con la luz y crear un espacio a medida. Esto es porque a la puerta de madera que se coloque en el balcón se le puede añadir un cristal para hacerla mitad puerta y mitad ventana. De esta forma se aprovecha mucho más la luz para el interior del hogar.

Pero no hay que tomar una decisión definitiva, y esto es lo mejor del uso de la madera. Se puede escoger tener una puerta de balcón completamente cerrada y a la vez totalmente abierta, ¿cómo es posible? Jugando con las contraventanas.

Este elemento es una lámina de madera que se ajusta a la puerta y permite cerrarla para que no entre la claridad o mantenerla abierta para que pase la luz a través del cristal. Sin tener que emplear cortinas, se puede conseguir un ambiente ideal para cualquier estancia. Además, las contraventanas se pueden poner por fuera, en el exterior, o en el interior.

Este es uno de los motivos principales de la elección de la madera para las puertas de balcón y para las ventanas, porque es un material muy versátil que aporta muchas opciones decorativas y funcionales a la casa.

Carpintería exterior e interior en armonía con ventanas de madera

Si bien es cierto que la carpintería exterior de una casa no siempre tiene que ser igual a la del interior, no es algo imposible. Este hecho se da porque el material escogido para el exterior siempre ha de ser resistente a las inclemencias de tiempo y tener una durabilidad mucho más alta que el material del interior que no va a sufrir tanto. Sin embargo, la madera cumple con las dos situaciones a la perfección.

Ya hemos visto anteriormente que las características de la madera la hacen idónea para situarla en el exterior, de hecho, en multitud de jardines hay muebles de madera que nunca se guardan, ¿por qué no usarlo para las ventanas? De hecho, para las ventanas de madera hay tratamientos que potencian sus características y que la protegen aún más.

Y, por supuesto, la madera en el interior es uno de los materiales más cotizados, que mejor combinan y que más funcionalidad y resistencia tienen. Incluso, con los tratamientos actuales mencionados antes para este material se puede convertir en más resistente y duradero.

Las ventanas de madera se pueden instalar en cualquier parte de la casa y aportan seguridad, aislamiento y un diseño único y que combina perfectamente con varios estilos y tendencias de interior. Pero además, las puertas y ventanas de los balcones son uno de los lugares más propicios para este material ya que permite variabilidad en su diseño y resistencia.