Ventanas de Madera con Perfil Europeo ¡Gran Aislamiento!

Ventanas de madera perfil europeo: última tendencia y funcionalidad

Elegir el tipo de ventana perfecto para cada hogar es fundamental. Aunar elementos que combinen el diseño, la elegancia y la funcionalidad no siempre es fácil y hay que tener en cuenta una serie de características y saber qué se busca en cada situación. Las ventanas de madera de perfil europeo son una de las tendencias actuales en vivienda. No solo por su diseño actual y en armonía con los estilos predominantes del momento sino también por su gran funcionalidad y la calidad de sus acabados. La innovación, el diseño y la tecnología son compatibles y deseables para tener un hogar más agradable y con más ventajas.

Por qué elegir ventanas de madera con perfil europeo

Lo primero es destacar las cualidades que hacen de las ventanas de madera la mejor opción en el mercado actual. Además, con el perfil europeo se pueden combinar las ventajas de unas ventanas con un diseño excepcional junto a la alta funcionalidad superada por este sistema.

Las ventanas ocupan aproximadamente el 40 % de un hogar. En este porcentaje radica su importancia a nivel decorativo y técnico. Son una parte fundamental de una casa y por ello la elección de las mejores será tan importante. Sumado a este hecho, hay que destacar que gracias a las ventanas estamos protegidos del sol, del calor o del frío. Otro punto básico para no escoger sin comprender la importancia que tienen.

Actualmente hay una gran variedad de materiales y opciones en el mercado para las ventanas. Poder elegir la que mejor se adapte a las características propias de una casa o de un piso es sinónimo de eficiencia. Esto significa que unas ventanas que aíslen más serán beneficiosas en ambientes fríos, sobre todo, ya que reducirán el gasto en calefacción porque mantendrán el calor en el interior de la vivienda sin que este se pierda. Por otra parte, será necesario que se utilice un material aislante de sonido si se vive en un lugar muy ruidoso. En definitiva, las características de cada zona determinan en gran medida qué tipo de ventana escoger.

La madera reúne muchas de las cualidades necesarias para elegir un material perfecto para un hogar. Desde la durabilidad, y por lo tanto la calidad de la ventana, hasta el buen aislamiento. Por último, cabe destacar la alta seguridad de la que dispone este material cuando se trata de emplearlo para las ventanas.

Ventanas de madera de perfil europeo: la importancia de la innovación y la calidad

A lo largo de las últimas décadas, la investigación ha avanzado y hemos podido disfrutar de muchos adelantos que parecían impensables hace años. Uno de estos avances se encuentra en la seguridad y aislamiento término y acústico. Ambos matices que son de gran importancia para una vivienda y, sin los cuales no se podría concebir una casa actual con las prestaciones necesarias y demandadas.

Para empezar, hay que retroceder al perfil simple de las ventanas, aquel que se ha empleado durante varios años, debido a que no había muchas más opciones. Este perfil, como su propio nombre indica, es muy sencillo. Sus medidas pasan por los 35 milímetros (mm) de ventana y 75 mm de marco, a los cuales se añade un cierre también simple y un cristal de aproximadamente unos 5 mm en su grosor. Como se puede deducir este tipo de ventana tiene muy pocas prestaciones y, aunque su precio es bajo, se pierde en calidad. Si bien es cierto que hace tiempo no había muchas más opciones, la innovación nos ha dejado actualmente las ventanas de perfil europeo, que superan con creces a sus predecesoras.

La vanguardia y la técnica se reflejan en el perfil europeo

Encontramos en las ventanas de madera de perfil europeo la evolución de las de perfil simple. Conservando el estilo, estas ventanas aumentan el grosor y llegan a los 60 mm en la medida de la hoja y a los 90 mm en el tamaño del marco. Lo cual se traduce en varios puntos importantes a tener en cuenta: una mayor hermeticidad, por lo que serán ventanas mucho más resistentes que aguanten el paso del tiempo y las inclemencias de la climatología adversa; y, por otra parte, son elementos arquitectónicos mejorados en cuanto al aislamiento, tanto térmico como acústico, pensadas para poder instalarse en cualquier clima europeo, más frío o más cálido asegurando retener la temperatura adecuada en cada momento del año.

No termina aquí la innovación y la mejora, sino que, además, a estas ventanas se les ha insertado en su estructura unas gomas de neopreno. Esta característica sirve para conseguir un mejor cierre de la propia ventana, de esta manera no se quedarán espacios vacíos por los que pueda entrar aire, además de incrementar la propia seguridad de la ventana. Las gomas de neopreno también se han pensado para que el cristal que se añada a la ventana sea de un grosor superior, llegando a poder incluirse un vidrio desde 24 mm hasta 30 mm de grosor. Por supuesto, este vidrio es sinónimo de mejora de muchas de las características que hemos mencionado con anterioridad.

Seguridad y técnica en la ventana de perfil europeo

Otro elemento innovador que aporta la nueva tecnología a las ventanas es acerca de su apertura. El perfil europeo deja tras de sí una mayor variedad de opciones en los cierres, que ya no se limitan al sistema abatible del perfil simple, sino que su gama abarca mucho más. El perfil europeo, incluye la opción abatible en sus ventanas, pero también la oscilobatiente, el cierre osciloparalelo, o la modalidad de guillotina, entre otras muchas del mercado.

Tras actualizar los elementos técnicos, cabe destacar que el aumento de la capacidad del grosor de la ventana viene íntimamente ligado al incremento de la seguridad. Es decir, de la misma forma que una pared de papel es mucho menos resistente que una de ladrillo o que un muro de hormigón, la seguridad que da un cristal de 30 mm no se puede comparar con la de otro de 5 mm. El perfil europeo nos permite aumentar exponencialmente la seguridad de la vivienda, la oficina o el edificio. Siendo este grosor mayor, será mucho más seguro porque aumenta su resistencia, es mucho más difícil de romper y permite reducir los accidentes.

Esto unido a la variedad de aperturas posibles hace que una ventana se convierta en un elemento de seguridad clave en la construcción y en la estructura de cualquier edificación.

Estética y tendencia para las ventanas de madera

A la hora de elegir entre diferentes maderas para unas ventanas con perfil europeo, hay varias opciones.

Tenemos los siguientes tipos de madera:

– Madera dura: este tipo de material es más oscuro y tiene un mayor número de vetas en su acabado final. Son el nogal, el roble, el fresno o el álamo. Este tipo de madera se escoge en gran medida cuando se busca un perfil más clásico para una vivienda o se quiere aportar un toque de color más oscuro. Pueden combinarse en cualquier estilo, pero destacan con las paredes claras y las tendencias navy y rústica.

– Madera blanda: al contrario que las anteriores, estas se caracterizan por tener menos vetas en su resultado final, ser más claras y también suelen ser más económicas. Encontramos en esta clasificación el abeto, el pino o el ciprés. Se emplean habitualmente en los estilos minimalistas y nórdicos que buscan armonía y colores neutros.

El porqué de las ventanas de madera

La madera ha repuntado en los últimos años por ser uno de los materiales más resistentes y duraderos. En el interior de los hogares se emplea en mobiliario y decoración de manera habitual, incluso hay estilos que giran en torno a ella como el rústico. Pero en el exterior, este material también reivindica su espacio. Las ventanas de madera son una tendencia clave y una elección superior para mejorar una casa.

Con los avances actuales y los tratamientos que se le pueden aplicar a la madera, esta se convierte en un material duradero e imprescindible. Además, es uno de los mejores aislantes acústicos y térmicos que hay en el mercado. Y, por supuesto es un material 100 % reciclable lo que lo convierte en un elemento duradero, aislante y con una vida que se extiende tras su uso. Otras características de la madera son su gran impermeabilidad, algo imprescindible para una ventana, ya que de esta forma podrá soportar lluvias y nieve.

Además de la técnica, la madera tiene una gran ventaja decorativa y es que aporta confort e intimidad a cualquier hogar y hace que este sea mucho más acogedor. Por otra parte, se puede elegir en múltiples acabados y estilos que crean espacios personales, únicos y exclusivos.

Las grandes ventajas de las ventanas de madera junto al perfil europeo de las mismas hacen que sea la opción actual más adecuada, segura, de calidad y resistente que se puede encontrar. Elegir correctamente el tipo de ventanas permite, no solo dar a la casa un toque personal, sino ganar en seguridad y en aislamiento. La mejor decisión para un hogar perfecto.